Press "Enter" to skip to content

Mariló Sánchez: la educación menstrual y los tabúes sobre la menstruación

La menstruación, así como la sexualidad, está envuelta en un círculo de tabú y de gran desinformación, los cuales impiden que muchas mujeres se relacionen de manera correcta con su cuerpo. La menstruación es un proceso que engloba más aspectos a parte de un ciclo menstrual que ocurre cada mes, tiene implicaciones físicas, psíquicas y emocionales que vale la pena tener en cuenta. 

Hoy en día, son muchos los especialistas de la salud que se han dedicado a reivindicar la importancia que tiene para la mujer el ciclo menstrual. En su página web, Mariló Sánchez, muestra la necesidad pedagógica y la importancia que tiene para la mujer la aceptación y la integración del ciclo menstrual de manera acertada. 

Es muy importante saber que existen 4 fases, premenstrual, menstrual, pre-ovulación y ovulación. Depende en que fase se va cambiando, cada una aporta unos dones y si se van conociendo, se van conectando más con el interior de las mujeres y puede ayudar en el trabajo diario.

Educar sobre la menstruación

Dentro de la educación sexual hay una pequeña referencia a lo que significa el ciclo menstrual, es una reseña científica del proceso biológico que enfrentan las mujeres cada cierto tiempo, pero en realidad falta una cantidad de información complementaria, que permita tener una comprensión mucho más amplia de lo que verdaderamente significa el ciclo menstrual para una mujer, y que así deje de ser visto como un proceso donde solo se desecha algo que no sirve. 

El objetivo principal de la educación menstrual integral es conocer y fomentar las dimensiones fisiológicas-psicológicas y emocionales que conllevan este cambio hormonal en las mujeres. La información completa de lo que realmente significa menstruar permite empoderar y dotar a las mujeres de las herramientas necesarias para naturalizar el ciclo menstrual y aprovechar los beneficios de este proceso. 

¿Cuáles son los beneficios de la educación menstrual?

El promedio menstrual de una mujer es de 40 años, una cantidad de tiempo en que mensualmente cada una enfrenta cambios en todo tipo. Por lo general, la falta de información de lo que realmente sucede en el cuerpo resulta en falsas creencias, como el uso indebido de pastillas anticonceptivas, que en lugar de ayudar con malestares e irregularidades puede causar consecuencias negativas para el organismo. También muy importante, es saber los productos íntimos que usamos, muchos tienen químicos y no lo sabemos y esto, perjudica en el organismo.

La educación menstrual debe tener un espacio propio, ser integral y estar dotada de información real que ayude a las niñas y mujeres a comprender como funciona, realmente, el ciclo menstrual, además de entender los verdaderos beneficios que este proceso tiene para la salud. Si cada persona comprende y entiende las fases que se dan a lo largo del proceso de menstruación se puede trabajar en función de cada una de ellas. 

La menstruación es un proceso que no tiene por qué doler, ya que existen muchos métodos fuera de los medicamentos que permiten gestionar las molestias. Esto solo se puede conocer cuando la educación menstrual es integral y va más allá de una explicación biológica que exponga lo que sucede en el cuerpo femenino. Mariló Sánchez, a través de su web, puede ayudar a discernir mejor todo lo relacionado y los beneficios que tiene para una mujer menstruar.