Press "Enter" to skip to content

Los expertos en concurso de acreedores, Táctica Legal

Uno de los objetivos fundamentales del despacho Táctica Legal es defender y proteger el patrimonio de sus clientes, a través del acompañamiento permanente durante un concurso de acreedores.

Está formado por un grupo de profesionales con más de 25 años de experiencia en procesos de insolvencias, negociación de refinanciación de deudas con bancos, proveedores y otros acreedores, así como levantamiento de embargos, entre otros.

¿En qué consiste un concurso de acreedores y cuáles son sus fases?

Cuando una empresa, o una persona física, se encuentra en una situación financiera insostenible a corto plazo y no puede pagar sus deudas puede acudir a Táctica Legal para iniciar un proceso de acuerdo extrajudicial de pagos o un concurso de acreedores, que en este caso será dirigido por un Juzgado Mercantil o, si es particular no empresario, el procedimiento se solicitaría ante un Juez de Primera Instancia.

Desde el momento de la solicitud, los abogados se encargarán de ajustar todos los detalles, documentación, argumentos y planificación de las fases que comprenden el proceso concursal.

Estas se inician con actos previos de preparación para la fase uno, denominada fase común, en la que se presenta la solicitud del concurso y se revisa toda la documentación y el juez nombra al administrador concursal, quien dirigirá el proceso concursal hasta la fase de conclusión. Es en esta primera etapa cuando se define la masa activa y la masa pasiva del concursado, es decir, lo que tiene y lo que debe. Además, se realizará la jerarquización de las deudas, para determinar qué acreedor cobrará primero. Cuando las empresas no tiene masa activa suficiente para afrontar los costes del propio concurso se concluye el concurso directamente y termina el proceso con la extinción de la sociedad, es lo que se conoce como concurso exprés.

La segunda fase es la de convenio, en la que el administrador recibe propuestas de pago, tanto del deudor como de los acreedores, que puede incluir la quita de una parte de la deuda o el establecimiento de una fase de reestructuración del pago (moratoria). Cumplir el convenio garantiza la continuidad de la empresa.

Si no se llega a un acuerdo, se debe proceder a la tercera fase, la liquidación. Una empresa es liquidada cuando su continuidad es considerada improcedente por el juez, por lo que se inicia la venta de sus activos para pagar la cantidad más cercana a la suma total de la deuda.

El último paso del concurso de acreedores es la calificación, que ocurre cuando se depuran responsabilidades de los administradores de la empresa para que el juez lo considere fortuito o culpable.

¿Por qué es importante contratar a especialistas?

El procedimiento concursal y de segunda oportunidad es muy complejo y se deben cumplir multitud de requisitos para la finalización exitosa del proceso.

Con sede física en Valencia, el equipo de abogados de Táctica Legal, dirigidos por el fundador de la empresa, Eduardo Goig Alique, está disponible para atender casos provenientes de toda España.

Destacada por su política de honorarios, respetuosa con la situación de sus clientes, esta firma asegura una asesoría que va más allá del concurso de acreedores en todas sus fases. Táctica Legal pone todo su talento y esfuerzo en permitir que sus clientes comiencen de cero, libres de deudas y con la oportunidad de reimpulsar sus negocios.

Confiar en este despacho asesor para revisar alternativas que permitan recuperar la solvencia y el patrimonio es ponerse en manos expertas, con la garantía de salir adelante mediante un proceso apegado a la ética, utilizando todos los recursos necesarios para alcanzar el éxito.