Press "Enter" to skip to content

Adcure Clinic: ¿Cuáles son las claves para conseguir un buen trasplante capilar?

Cada vez más personas quieren someterse a un trasplante de pelo. Ante el auge de los centros dedicados a esta intervención, la elección del lugar donde hacerse el trasplante es más compleja.

De todos modos, hay una serie de factores a tener en cuenta que garantizan un resultado óptimo. Uno de los principales es que sea un médico profesional especialista en el sector quien realice la operación. Entre los centros más recomendados en España a día de hoy se encuentra Adcure Clinic, que cuenta con los mejores médicos especialistas en el trasplante de pelo.

¿Cómo garantizar un buen trasplante de pelo?

Diseño natural

Para conseguir el resultado más natural posible, es imprescindible pedir un diseño que se corresponda a la edad y a la fisionomía de la cara del paciente

Cantidad de unidades foliculares extraídas

Cuanta más experiencia tenga el doctor y sus asistentes, mayor cantidad de unidades foliculares podrán extraer. Las cirugías duran entre 7 y 9 horas y las unidades foliculares no pueden estar mucho tiempo fuera del cuerpo, así que cuanto más rápidos sean, mayor cantidad se pueden implantar. Esto es importante, ya que si se cuenta con un precio cerrado al final no es lo mismo implantar 1.800 o 3500 unidades foliculares. Se recomienda al paciente pedir fotos inmediatamente después de las cirugías y poder comprobar lo que hacen. Un número de implantes de entre 3.000 y 4.000 folículos es lo mínimo aceptable en la primera operación.

Extracción de unidades foliculares

Existen dos técnicas principales en la extracción. Por un lado, la FUSS o técnica de la tira está obsoleta, ya que deja una cicatriz en la parte trasera de la cabeza y la recuperación es dolorosa y tarda un mes. La técnica FUE, en cambio, se realiza manualmente con un micromotor o de forma automática con un robot. Las unidades foliculares se extraen de una en una y no dejan cicatrices.

Implantación de unidades foliculares

Este paso es vital para conseguir un resultado de calidad. Existen dos técnicas principales. La manual es la más antigua y se basa en realizar incisiones con un bisturí de acero o de zafiro donde posteriormente se colocan las unidades foliculares extraídas con unas pinzas. Los resultados que son de densidad media, con un patrón de implante en línea poco natural y poco control en la dirección y ángulo del pelo. Tiene una eficacia del 80% debido a la mayor manipulación de las unidades foliculares.

La técnica de implantación directa o DHI utiliza unos implantadores que contienen en su extremo una aguja hueca del tamaño exacto donde se colocan las unidades foliculares para luego ser injertadas. Los resultados son de máxima densidad, ya que se pueden colocar más juntos. La naturalidad está garantizada al contar con una colocación totalmente aleatoria y máxima precisión en la dirección y ángulo del pelo. La técnica tiene una eficacia del 97%.

Seguimiento y tratamiento médico

Para garantizar el éxito del injerto capilar es necesario recibir un buen seguimiento postoperatorio para evitar complicaciones como infecciones o problemas que pueden aparecer en el cuero cabelludo. Es vital seguir bien las instrucciones del médico.

Un tratamiento médico adecuado ayudará a la recuperación de ese pelo débil o pelusilla que está en fase de pérdida y evitar que el pelo nativo se siga cayendo. Hay que tener en cuenta que el pelo trasplantado no se cae, pero el resto de pelo en la parte superior de la cabeza sigue su tendencia a caerse. La alopecia androgénica solo se puede parar con fármacos aplicados vía oral, inyectados o combinación de ambos.