Press "Enter" to skip to content

Boloberry: Fabricantes de impresoras 3D

Para entender el futuro de la impresión 3D se debe entender su pasado y su situación en el presente. En la actualidad, este proceso tiene una infinidad de aplicaciones en casi cualquier campo de la sociedad. Empresas como Boloberry se constituyen como una gran ayuda para obtener prototipos en todos los proyectos industriales a un coste muchísimo más bajo.

  Esta empresa de fabricación de impresoras 3D permite reducir los costes que existían anteriormente para personalizar los productos y procesos.

¿Para qué sirven las impresiones 3D?

La impresión 3D ha tenido un gran impacto en los diferentes sectores. En arquitectura, por ejemplo, se utiliza para maquetas o mobiliario, ofreciendo a los profesionales la opción de ver si sus cálculos se traducen en estructuras sólidas y seguras con mucha más facilidad.

 Para alimentación, uno de los usos más curiosos de la impresión 3D es la creación de pasteles de chocolate o la impresión de bases para pizza, entre otros usos.

En el sector sanitario, las prótesis dentales. Estos son solo algunos ejemplos de lo que la impresión 3D es capaz de hacer actualmente. Con la llegada de la pandemia, Boloberry ha ofrecido sus impresoras 3D junto a su equipo de profesionales de forma altruista, con la finalidad de trabajar en el diseño e impresión de dispositivos médicos como válvulas de respiradores y máscaras y gafas protectoras.

Futuro de la impresión 3D

Expertos en tecnología expresan que la impresión 3D parece estar llamada a ser la próxima gran revolución en fabricación, puesto que se ha visto la gran variedad de aplicaciones que tiene actualmente y las que se esperan en el futuro.

 La NASA planea que los astronautas puedan imprimirse su propia comida en el espacio, mientras que la Agencia Espacial Europea está planeando una Estación Lunar construida mediante la impresión 3D, utilizando como materia prima las rocas lunares.

A nivel clínico el futuro de la impresión 3D parece marcado por la capacidad de crear órganos completamente operativos capaces de sustituir a los órganos reales en caso de que sea necesario, así como prótesis de casi cualquier parte del cuerpo, incluyendo la piel.

Queda claro que en el ámbito profesional esta tecnología ha llegado para quedarse. Y la empresa Boloberry, con sedes en Barcelona y Madrid, es una de las fabricantes de estas máquinas que, con creatividad e innovación, replantean y mejoran los viejos procesos de producción mediante soluciones efectivas.